QUIERES SER PROFESOR

DE YOGA?

 

FORMATE CON

NOSOTROS

ESCUELA DE FORMACIÓN DE
PROFESORES DE YOGA INTEGRAL

OBJETIVOS

Lograr la esencia de este arte, ciencia y filosofía como camino de vida hacia una fusión consciente desde nuestra propia individualidad unificada con la inmensidad del infinito y toda la expresión de vida acá en la Tierra, y así, lograr el Samadhi, un estado de armonía y plenitud permanente.

 

DESTINATARIOS

Este curso está diseñado para todas las personas interesadas en hacer del yoga un servicio integral hacia la humanidad, con un profundo sentido del respeto por cada ser humano y la naturaleza, en especial para aquellos que ya han vivenciado el Yoga en sí y ahora quieren compartirlo guiando y acompañando a otros en este camino, como también para aquellos que buscan profundizar y perfeccionar su práctica personal.

 

​REQUISITOS

Entrevista personal

 

DURACIÓN DEL CURSO

12 meses

Cuatro prácticas semanales mínimo y 12 módulos de dos días cada uno (un sábado y domingo al mes), desde la 9:00 a las 18:00 horas.

Uno de los mòdulos es un retiro en la naturaleza

Módulos de aprendizaje específicos y meditaciones

Tutorías grupales e individuales.

Prácticas obligatorias para ambas modalidades: 10 (diez) clases prácticas​

Talleres de expresiòn y desarrollo personal

 

TITULO

Profesor(a) de Yoga Integral

 

IMPARTEN

Paula Andrea Valles Muñoz

Juan Carlos Gómez Gómez

Valentina Werth (Kinesiòloga y Profesora de Yoga)

Francisca Campillay (Medíco Cirujano UCN, Medicina Ayurvédica y Profesora de Yoga) 

 

VALORES

Matrícula: $80.000

12 Mensualidades: $120.000 c/u

ESCUELA DE YOGA INTEGRAL

 

La escuela de Yoga Sanarte Santosha, parece no tener una biografía definitiva. Habitualmente se puede dar una fecha de inicio, que obviamente existe, ya por lo menos van quince años desde que se comenzó a gestar esta presencia, pero también es un hecho indiscutible que no hemos sido los mismos, ni hemos sido lo mismo desde el primer momento hasta ahora. Tal como la vida, la Escuela es un proceso que tiene un nacimiento, pero que como tal no cesa de crecer, de aprender, de evolucionar en un contexto, el que además no deja de crecer, de aprender y de evolucionar

Desde los primeros tiempos en que el sueño era fomentar una calidad de vida más humana, más conectada con el universo y más gozosa en su ejecución, evolucionamos por otros en que se sumaron más  personas, más instancias y propuestas, algunas  florecieron, otras fueron abono, otras un aire que remeció las hojas.

Hubo después otras  etapas en que la especialización, el estudio y el aprendizaje consciente e intencionado, y el consiguiente autoconocimiento a partir de lo mismo, fue la tónica, y con ello, la consecuente y progresiva auto afirmación.

Incorporamos también y, en verdad,  casi desde siempre, la devoción como una actitud vital ante todo lo que existe y no tanto a  religarse con ceremonias sin rito a uno o dos   aspectos determinados.

Luego lo pensamos más allá de la calidad de vida de personas sólo receptoras y lo hicimos  para lograr personas activas, que sin afán de recompensa fueran derramando lo alcanzado en todos los ambientes, las que de haber experimentado un cambio interno en la actitud hacia la vida, fueran fuentes de yoga en el lugar en que cada uno decidiera ubicarse.

Abrir la Escuela como una instancia formadora de Profesores de Yoga fue una decisión plagada de amor y de arte, es el amor por sí mismo y por todo, lo que debía configurar personas efectivas y consecuentes y es la creatividad el sello con que deberíamos enfrentar el desafío y desafiar a quienes confiaran en nuestra formación, y así fue y así ha sido.

Siendo todos descendientes de un estilo educativo receptivo, pasivo y meramente intelectual, con evaluación de tal logro en forma exclusiva y calificada, no es nada fácil, ni lo ha sido, proponer una forma diferente, basada en un acompañamiento individual en un proceso de crecimiento producto de lo aprendido, con actividades, lecturas y reflexiones que tienden más al autoconocimiento que a la cantidad de contenidos, no ha sido fácil lograr la liberación de la prueba y la calificación sin que se comprometa en ella la autoestima y a veces hasta la identidad.

Los tiempos que pasamos y que nos traspasaron no fueron ni son en vano, sumar siempre sumar ha sido el lema, ciertamente hay cosas que no quisiéramos ver que ocurren en el mundo, pero ocurren y es a ello también  a quién hay que dirigir la mirada amorosa y creativa del yoga.

La Escuela de Yoga Sanarte Santosha reúne en su nombre todo lo que nos interesa hoy: sanar, crear y tener el contento de simplemente ser, estar y hacer.

 

 

 

EL Hualle # 8048​, Lo Cañas 

La Florida

Santiago, Chile

 

Fono (56-2) 222864541- +569 61392104

sanarte.conamor@gmail.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram